Ecovieja

En la tradicional celebración del Día de la Vieja, se pasa el día en los parajes más bonitos y mejor conservados de nuestra comarca, precisamente los que mejor tenemos que cuidar. Por eso es muy importante que los respetemos y los dejemos como nos los hemos encontrado, o mejor si se puede. Y, como somos Ecoescuela, debemos intentar contagiar a los demás con nuestro ejemplo, llevándonos todos nuestros residuos y depositándolos en los contenedores correspondientes.

A pesar de ello, la clase de Sexto C de nuestro colegio vamos a realizar una actividad de conservación de los espacios más importantes donde se celebra esta festividad ayudando a la recogida de los posibles resíduos generados por los participantes. El recorrido que realizaremos está detallado en el mapa insertado en el pie de este post.

Programa de la actividad:

    - 9:00 h.: Salida del centro andando hacia la Ermita de la Virgen de las Huertas.

    - 10:00 h.: Salida hacia el Cerro Negro en autobús.

    - 10:30 h.: Salida andando hacia el Cabezo de la Pelea.

    - 11:30 h.: Salida andando, bordeando la playa, hacia la chimenea de la fundición de San Jacinto, pasando por la Laguna en la desembocadura del Río Antas.

    - 13:30 h.: Salida en autobús hacia el centro.

     - 13:50: Llegada al centro.

 

 

Contenidos a desarollar en la actividad:

Día de la vieja:

Fiesta celebrada en el jueves Cuaresma, de gran arraigo en la comarca del Levante almeriense. Esta fiesta es celebrada también en los municipios colindantes a Vera, en la cual los vecinos pasan el día en el campo, comiendo con la familia y los amigos, para finalmente partir la vieja.

La vieja es construida sobre una cruz de madera (antaño de caña) a la cual se le pegan bolsas de caramelos y diferentes chucherías. Luego todo es recubierto con papel de seda de diferentes colores y pintados para que parezcan una vieja con pañuelo, moño y delantal. Llegada la hora del postre, los niños ponen de pie sus viejas, cantan una canción y las apedrean hasta que romperlas (como una piñata) y ocasionar una catarata de chucherías, siendo el colofón de la fiesta. La canción que suelen cantar los niños es la siguiente:

          La vieja remonona
          qué triste que está
          pensando en la paliza
          que le van a dar
          le tirarán del moño
          también del delantal
          y muchos caramelos
          ésta nos dará.

Así mismo se degusta un dulce típico de esta festividad que se llama "hornazo" aunque popularmente le decimos "nazo" y es un dulce con forma de bollo alargado, hecho de bizcocho con mucha azúcar y un huevo duro en el centro. Se cree que esta festividad está basada en diferentes fiestas paganas que sirven para despedir el invierno y celebrar la llegada de la primavera, celebrando la bonanza del clima que está por llegar. La vieja parte la cuaresma, siempre es veinte dias antes del jueves santo. Curiosamente la fiesta se celebrará siempre el jueves mas cercano.

Ermita de la Virgen de las Huertas:

Durante la dominación musulmana, Vera quedó convertida en una importante ciudad, colgada en las faldas del Cerro del Espíritu Santo.

Su caída en manos de los Reyes Católicos se produjo cuatro años antes de que lo hiciera la ciudad de Granada. Sin embargo, de aquella antigua población apenas queda como vestigio un viejo aljibe. En 1518 se produciría un terremoto que la asoló por completo. La reconstrucción se llevaría a cabo, tras un informe del Corregidor Francisco Castilla, pero esta vez en el llano. Los nuevos pobladores, venidos del este de la Península constituyeron una isla cristiana dentro de un entorno mayoritariamente morisco. Durante la sublevación de esta última comunidad, Vera sufrió un prolongado asedio. Para lograr levantar el cerco acudieron en ayuda de Vera los habitantes de Lorca. En conmemoración de esta ayuda se levantó la Ermita de la Virgen de las Huertas, tan venerada hoy.

Se trata de una sencilla edificación de la tradición arquitectónica local construida en honor a la Patrona de Lorca. Todos los años, el primer fin de semana de septiembre, en sus alrededores se realiza una popular romería, en recuerdo de la ayuda que prestó a los veratenses esta ciudad, cuando Vera fue sitiada por el rey morisco Aben Humeya en 1569. Se encuentra situada en las afueras de la población.

El Rozaipón:

Localizado en una loma junto al Cortijo de Los Gaitos, en terreno agrícola y erial. Se trata de una villa romana de gran entidad que fue objeto de excavación arqueológica en la segunda mitad de los años 70 y en 1981, bajo la dirección de D. Ángel Pérez Casas, director del Museo Provincial y, entonces, Inspector Provincial de Excavaciones Arqueológicas. La excavación permitió documentar una zona industrial de salazones de pescado y, al Sur de ésta, una zona de habitación en la que a los restos de época altoimperial se adosan otros posteriores de época tardorromana. Se documentaron importantes paredes estucadas con decoraciones diversas y mosaicos.

Cerro Negro:

A 6 Kms. al SO de Vera, se alza el Cerro Negro, éste y unos manchones aislados hacia Levante son los restos de una corriente de lavas oscuras que corrieron unos 8 Kms. a partir del Cerro en una erupción relativamente reciente sobre terrenos arcilloso-calizos de color claro de la era Terciaria. Todas esas lavas, como las del Cabo de Gata, oscuras y modernas, son Limburgitas, a base de Olivino y Mica englobadas en una pasta amorfa de cristales diminutos. Pero nada menos que el Dr. Ossan, ayudante del Instituto de Mineralogía de Heidelberg, máxima autoridad geológica mundial de fines del XIX, en su segunda comunicación sobre las rocas eruptivas del Cabo de Gata, describe las particularidades de esas Limburgitas próximas a Vera y apoyándose en “la gran proporción de Mica tanto en cristales diseminados como en la pasta fundamental, el aspecto de Diópsido que ofrece su Piroxeno, su estructura vítreo-porfídica y su parecido con los lamprófidos olivínicos (“minettas”) de épocas ante-terciarias”, define una nueva especie de roca a la que da el nombre de VERITA por su localización.

Quién de Vera no va a darse una vuelta por el lugar, buscará un buen ejemplar de medio kilo de peso y lo colocará en su mesa de trabajo o sobre el chinero para presumir ante los amigos de tener una roca única en el mundo llamada VERITA? Y si me mandan una muestra, tengan la absoluta seguridad que yo también, como almeriense, presumiré con ella.

Cabezo de la Pelea:

Erial donde tan sólo se localizan los restos de un enterramiento en cueva, probablemente de época prehistórica.

Desembocadura del Río Antas:

El Río Antas desemboca en el mar entre las localidades de Garrucha y Villaricos, concretamente junto a la urbanización de Puerto Rey, ubicada en el término municipal de Vera. Ocupa una extensión de unas 12,6 hectáreas de terrenos inundables que mantienen una lámina de agua permanente a lo largo del ciclo anual, aunque su volumen depender de las lluvias recogidas en el área. El suelo, asentado sobre terrenos sedimentarios de origen Cuaternario, presenta un elevado dinamismo desde el punto de vista geomorfológico. Dada su cercanía al mar existen filtraciones de éste, que se ponen de manifiesto en la estructura de las comunidades vegetales presentes en la zona. 

Chimenea de la fundición de San Jacinto:

La fundición San Jacinto forma parte del conjunto patrimonial de industrias de transformación de mineral de plomo situadas en las estribaciones de la Sierra Almagrera hacia el mar denominado para su estudio y protección como "Fábricas de fundición del Levante Almeriense".

Tomando como eje la carretera de la Costa desde la pedanía de San Juan de los Terreros del municipio de Pulpí hacia Villaricos y Garrucha del municipio de Cuevas de Almanzora, el conjunto lo constituyen las siguientes fundiciones: La Purísima Concepción (1840); Tarahal (1839), Contra viento y marea (1841-1880), Encarnación (1842), La Atrevida (1849), La Auracana (1849), Nueva, La Invencible, Santa Ana, Dolores, La Esperanza, Carmelita, Tres Amigos (1847), San Francisco Javier, Madrileña, San Andrés, San Guillermo, San Ramón, San Jacinto, La Española.

Este conjunto industrial de fundiciones se caracteriza, principalmente y a independencia del tamaño de la fábrica y del tipo de horno utilizado, por las largas galerías de condensación de humos y sus diferentes chimeneas, elementos que constituyen en la actualidad, el principal legado de la metalurgia en el levante almeriense.

Los restos de la fundición San Jacinto, dedicada a la desplatación de plomos, han quedado situados junto al paseo marítimo de Las Marinas, entre las calles Desplatación y La Chimenea, calle a la que da nombre el único resto conservado. Destinada a conducir a capas de aire superiores los gases producidos por la combustión de las calderas, esta chimenea es de sección cuadrada y está construida en ladrillo revestido. En ella se distinguen tres partes.

La parte más visible y la más importante en términos formales y funcionales es el fuste, caña o tubo. Se trata de un conducto hueco de sección cuadrada que reduce sus dimensiones con la altura y que se encuentra dividido en dos a través de una cornisa recta de pequeñas dimensiones. El fuste descansa sobre una base o pedestal, de sección cuadrada y contorno vertical. En el se aprecian las 3 aperturas, hoy cegadas, con que contaba. El fuste se corona con un remate que protege la parte superior del tubo evitando que el agua deslice por el fuste. Este capitel está formado por la boquilla de sección cuadrada delimitada por dos cornisas que marcan el inicio y el fin de la decoración.

En el siguiente mapa se especifica la ruta de la actividad:

Curso escolar: 
Nivel: 
Grupo: 
Temática/Materia: